¿Hay algo más relajante que un baño con sales? Después de una larga jornada laboral o en una tarde de relax, disfrutar de un momento tan especial no tiene precio. Pues bien, ¿sabes qué beneficios tienen las sales de baño y cómo debes usarlas para disfrutar al máximo de ellos?

Qué beneficios tienen las sales de baño

Si un baño ya es un momento de relax único, añadirle sales de baño lo convierte en una relajación total. Y si, además, estas tienen beneficios, ¿qué más se puede pedir? Veamos algunos de ellos.

Relajan

Tienen la capacidad de relajar tu cuerpo y también tu mente, gracias a su olor, por lo que olvidar el estrés del día a día y cargar pilas es lo que sucede tras un baño con sales.

Son desintoxicantes

Con el agua caliente tus poros se abrirán y las sales entrarán limpiando los metales pesados y las toxinas que se encuentran en las células de tu piel. Si quieres que sea aún más efectivo, combínalo con tres días de ayuno intermitente.

Mejoran la circulación

No debemos olvidar que las sales contienen minerales con el zinc, calcio y potasio, nutrientes esenciales para que la sangre trabaje de forma correcta.

Son humectantes

La cantidad de magnesio contenido en las sales de baño, humecta la piel y promueve el crecimiento celular.

Además, el magnesio, un mineral decadente en nuestro organismo, se absorberá a través de la piel equilibrando los niveles.

Son antimicrobianas

La composición química de la sal protege de la formación de microbios y otras bacterias.

Protegen tus órganos

En un baño de sales tu cuerpo transpira y elimina grasas, amoníaco y ácido úrico, los cuales no tendrán que ser filtrados por los riñones, el hígado o los pulmones.

Alivian dolores

Las sales de sulfuro y las del Mar muerto, se ha comprobado que alivian los síntomas de la artritis, la artritis psoriática y la oseoartritis.

¿Necesitas más razones para darte un buen baño? Ya que sabes qué beneficios tienen las sales de baño, ¡te queda saber cómo se usan!

Cómo usar las sales de baño

Para usar las sales de baño adecuadamente y poder beneficiarnos de ellas hay que seguir estos sencillos pasos:

-       Llena la bañera de agua caliente, adaptándola a la temperatura que te guste. Entre los 30 y los 37 grados es la ideal.

-       Si tienes una bañera estándar, un par de puñados de mano llena de sales tiene que ser suficiente. Si tu bañera es más grande de lo habitual, añade un poco más.

-       Ahora, llega lo mejor: ¡métete dentro! Para que las sales comiencen a hacer efecto tienes que estar sumergido al menos unos 10 minutos. Aunque estamos seguros de que no querrás salir.

En Perfumes Tienda tenemos las sales de baño aromáticas más atrayentes del mercado, con precios irresistibles y de larga duración. Entra en nuestra web y elige el aroma que más te guste. Un baño relajante lleno de aroma te espera en tu baño. ¿Te animas a probarlas?

 

Productos Relacionados